El Presidente del Gobierno ha hecho unas declaraciones que muestran poca capacidad de aprender. Ha reconocido que el Gobierno no estuvo fino en la lucha inicial contra la pandemia. El error que cometieron, según él, fue no decretar antes el estado de alarma. Ofrece como atenuante de esa mala gestión el que todos los países reaccionaron tarde, pero omite, por razones obvias, que hemos sido los peores de la UE y de los peores del mundo en ese combate.

Aún no se ha enterado o no quiere enterarse: nuestro problema no fue retrasar el estado de alarma, fue no aislar el foco principal de propagación del virus a finales de febrero, como los chinos hicieron con Wuhan el 22 de enero. Los principales partidos tienden a mezclar lo que pasa en el país con lo que pasa en la capital, les cuesta actuar con precisión, prefieren el café para todos. No cerrar Madrid incrementó de forma exponencial el número de víctimas y agravó el daño a la economía. Por eso somos los malos de la clase.

El Presidente ha conseguido asustarme de verdad. Los errores de diagnóstico son terribles porque no permiten aprender para corregir decisiones equivocadas y se pueden repetir los peores escenarios imaginables. Si hay una segunda ola fuerte de coronavirus y se inicia en la capital, harán lo mismo y volverá a haber demasiados muertos y un impacto económico que, sumado al anterior, será desbastador. Esperemos que el rebrote de otoño, si se produce, sea menos virulento y afecte menos al centro.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Es más entendible y, por tanto, disculpable, no cerrar a tiempo Madrid (decisión que tiene su complejidad y graves efectos secundarios) que contribuir proactivamente a la masiva expansión del contagio y las improvisaciones y chapuzas encadenadas que vinieron después.
    Para nota fue tatar, posteriormente, de “vendernos” que con tan clarevidentes decisiones, o no decisiones, se salvó (de nuevo los salvadores patrios) a medio millon de españoles.
    Luego se quejan de que cualificados referentes del Psoe encuentren similitudes entre el actual desgobierno y el camarote de los hermanos Marx.

    1. Me parece importante que quede claro que fue un grave error de libro fue no cerrar el foco inicial, la oposición tampoco quería. Esa fue la causa del desastre como insisto en el blog, el problema es que si vuelve a pasar volverán a hacer lo mismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *