Los que me siguen ya conocen mi defensa de la diversidad porque las construcciones nacionales tienden muchas veces a eliminarla o, cuanto menos, a restringirla. Estos días pasados he expuesto ejemplos relativos a la persecución que sufren por el mundo adelante determinadas etnias o grupos de orientación sexual diferente a la predominante. Mantener una alta diversidad en este planeta abierto e interconectado es una virtud que nos ayuda a adaptarnos mejor.

Los resultados de las elecciones gallegas parecen lo contrario a la diversidad, porque nos devuelven a una concentración de partidos cuando España registra un movimiento contrario. Las diferencias radican en el enfoque del PP, que en la capital está demasiado imbuido de simplismo unificador, del Madrid-Barça que tanto condiciona la política española.

En Galicia no existen ni Vox ni Ciudadanos, el mundo se ve con ojos más atlánticos, menos introspectivos. Una visión que ofrece Feijoo a los dirigentes de la línea Aznar, como Casado o Álvarez de Toledo, más dados a competir a ver quién es más unitario-centralista. Eso, en una España democrática, es más fácil de vender en el centro y en el sur. El norte tolera menos dosis.

La actual dirección del PP debería aprender también de lo que les ha pasado en Euskadi, donde la fórmula madrileña se ha dado un buen sopapo. Necesitan un curso de adaptación a situaciones complejas, quizá el Presidente de Galicia podría darles algunas clases. Muchos de ellos todavía parecen pensar aquello de que “contra ETA estábamos mejor”, porque, aunque hubiera mucha desgracia, al menos se producía una fuerte cohesión interna.

En cuanto a número de grupos representados en el Parlamento de Vitoria, Euzkadi ofrece mucha diversidad, como pasa en el conjunto de España, incluso cuentan con Vox y Ciudadanos. Aún quedan rescoldos de los años de fuego y la relación con el Estado es complicada, eso explica la presencia de los dos partidos citados y el ascenso de Bildu. Aquí es Urkullu el que podría explicarles a algunos como se puede hacer política pragmática en medio de permanentes conatos de incendio.

En cualquier caso, la relación de Euzkadi con España es más íntima que la de Galicia y más compleja. Además de tener un papel político muy relevante en Madrid, sus fronteras con Castilla, a la que aportaron mucho de su cultura, son más porosas. Se nota especialmente en Álava. Durante la transición, le oí decir con ironía a Luis Seoane, un pintor y escritor gallego que vivió muchos años en Argentina, a un amigo vasco de línea abertzale: “los vascos, castellanos exagerados”.

Aquí somos algo más periféricos y tenemos menos tensiones. Valoramos la diferencia cultural, como se ve en el ascenso del Bloque, que se produce especialmente en las zonas más dinámicas y después por adoptar un liderazgo más conectado con la sociedad actual. A Feijoo le vino muy bien reivindicar sus discrepancias con Casado y centrar la campaña en Galicia, eliminando las referencias a su partido. Eso le ayudó a parecer más centrista, más próximo a sus votantes, más diverso en sus valoraciones y soluciones. Más gallego, en definitiva.

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Lo que hace el PNV con 6 escaños en Madrid es una proeza que no la consigue Feijóo ni aunque gobierne el PP. Tampoco lo consihguió , en su época, Manuel
    Fraga Iribarne , por cierto , un “ Vasco oculto “

    1. Pues sí, el PNV es un ejemplo de eficacia y visión a largo, eso también le da fiabilidad como socio político. En circunstancias como las actuales, sus 6 escaños valen mucho y los emplea bien.
      Lo de aquí es distinto, Feijoo es parte del PP y no tiene mucha autonomía en Madrid. Ni siquiera su “fórmula” es muy válida a ese nivel, porque la visión de la España uniforme es diferente en el centro y el sur, donde Vox puede presionar más. Además, a los chicos de Aznar esa marcha les va bien.
      En cuanto a Don Manuel, estoy de acuerdo, tenía bastante de Iribarne. Se le notaba en el carácter y en que necesitaba a un Cabanillas cuando había que matizar mucho.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *