Las autoridades sanitarias de Realeza, con especialistas en combatir crisis mediáticas y aplicar tratamientos estéticos avanzados para mantener la salud popular de la comunidad, están preocupadas por la recidiva del corinna-virus. Este brote parece más difícil de controlar porque se ha extendido a otros países (al menos Suiza, Bahamas, Panamá y Arabia Saudita) y los análisis de sangre azul dan un nivel sin precedentes (65 millones de patógenos de difícil trazabilidad).

Mientras la cosa no vaya a más hay que mantener tranquila a la población para evitar reacciones descontroladas. No es preciso divulgar los aspectos más peligrosos del brote para el enfermo afectado, de avanzada edad y que arrastra patologías previas, y hay que evitar el contagio al resto de la zona afectada (Realeza y alrededores). 

Como no se conocen bien la etiología y evolución de este tipo de infecciones, pudiera ocurrir que el corinna-virus se hibride con el corona-virus y llegue a afectar a toda la población del área comprometida, debilitando sus defensas ante exposiciones a patologías del grupo de las republicanas, mucho más letales.

Aunque las autoridades de Realeza parecen capacitadas para controlar el brote, quizá debiera crearse una comisión, a nivel estatal, que intente aclarar el origen real del virus y su hipotética conexión con procesos similares en otras zonas del territorio. Con el objetivo de conocer bien sus causas y tratar de combatirlas para prevenir la aparición de nuevos episodios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *