Eso debió influir en que Elon Musk dejara de aceptar bitcoin para vender coches de Tesla. Lo que manifestó públicamente es que las criptomonedas basadas en tecnología blockchain consumen demasiada energía y dañan el medio ambiente, lo cual es verdad y ya lo sabía antes de promocionar su uso. Quizá más tarde le advirtieron de que un número significativo de los compradores que usaban bitcoin eran poco recomendables.

En el mundo oscuro de la actividad humana concurren dos procesos que ayudan a impulsar la demanda de bitcoin y sus bruscas subidas de valor.

El primero es el continuo crecimiento del cibercrimen, donde operan equipos muy especializadas con un alto nivel de descentralización y hacia el que también se está desplazando parte de las organizaciones de la delincuencia tradicional. Además de la gran actividad que se registra en el ámbito de las pequeñas estafas, está expandiéndose mucho el ataque a equipos informáticos para secuestrarlos y pedir rescate. Hemos sido testigos de cómo parte del sistema hospitalario francés sufría una de esas agresiones en plena pandemia o cómo, hace pocos días, caía, a causa de un cibersecuestro, un sistema de oleoductos vital para abastecer de gasolina la costa Este de los EEUU. En este caso, la compañía propietaria confesó haber pagado el equivalente a unos 5 millones de dólares para solucionar el bloqueo. El despegue del pago de rescates para evitar la pérdida de archivos valiosos o para liberar sistemas operativos está disparándose, una empresa especializada en ciberseguridad, Chainanalysis, considera que el importe de los rescates pagados en bitcoin creció un 311% en el 2020 sobre el año anterior.

El otro eje que empuja la demanda oscura del principal activo informático que pretende actuar como moneda es la necesidad de borrar la pista del dinero que sienten tramposos, traficantes y criminales, en un momento en que empieza a plantearse la desaparición de los billetes, su refugio tradicional. Como inciso, decir que el valor del papel moneda emitido por el BCE aumentó en 2020 un 11%, a pesar de la espectacular caída de su uso en la economía legal. Hai sitio para todos en el robusto planeta de la economía sumergida.

El bitcoin es eficaz para sus manejos, siempre que se evite conectar la dirección virtual a la que se envía con el nombre real del destinatario. Aun así, pasar los bitcoin obtenidos en una actividad delictiva a dinero legal tiene riesgos, porque en los países serios el movimiento de monedas digitales está sometido a la legislación que obliga a los bancos a identificar tanto el propietario como la procedencia del activo. Pero siempre hay Estados menos exigentes que facilitan el paso para iniciar un proceso de blanqueo.

El bitcoin es fácil de mover por la red, incluida la internet oscura en que se relacionan las organizaciones criminales. La compra de objetos caros es uno de los sistemas habituales de blanqueo del dinero de procedencia ilegal, Tesla debió de notarlo en cuanto empezó a admitir el bitcoin para adquirir sus coches eléctricos. Su cambio de rumbo provocó una caída del 10% en el valor de ese activo. Casi inmediatamente, China adoptó nuevas medidas para disuadir inversiones en criptomonedas y su uso comercial, que añadieron una caída adicional del 20%. Lo de China merecerá una entrada específica más adelante, porque lo que realmente preocupa a su gobierno es controlar todo lo que pasa, por eso pretende crear el yuan digital.

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Todo lo relativo al bitcoin, en particular, y a las criptomonedas en general, viene despertando creciente curiosidad e incertidumbre.
    El insuficiente conocimieto de lo que hay detrás de las supuestas fortalezas y debilidades que muestra, entre otras preocupantes opacidades, la “montaña rusa” de su cotización, genera un cierto morbo, que excita el afan de lucro, contenido por los altos riesgos de incontrolables quebrantos.
    Es por ello que me parece muy oportuno cuanto, como es el caso de esta interesante entrada y la que se anuncia, puede contribuir a poner un poco le luz en algo que brilla por su oscuridad.

    1. Gracias, es un tema que dará que hablar en los próximos años, pero que tiene bastante de moda y de protección de intereses distintos a los que se declaran.

  2. Escribo para cordialmente discrepar del artículo.
    La narrativa general de que bitcoin triunfa gracias a la ciberdelincuencia me recuerda a narrativas parecidas con internet y la pedofilia. Las herramientas efectivamente se pueden utilizar para propósitos positivos y negativos, pero la clave a mi entender es si traen algo nuevo al mundo y cuanto de relevante es para la humanidad. Y blockchain como tecnología, creo que los es.
    Con respecto a Elon Musk, creo que es complicado saber que hay detrás de sus movimientos. cuando aceptó Bitcoin como medio de pago, ya sabía (o debería saber) sus pros y contras. Es más, paró de aceptar Bitcoin pero sí Dogecoin, que como bien sabes está a un click de cambio de bitcoin. Por lo que intuyo que tanto la ecología como el dinero oscuro es la menor de sus preocupaciones. Por no hablar que el 95% del dinero sucio del mundo (por poner un porcentaje) está en monedas tradicionales y en bancos tradicionales.
    Precisamente escribía recientemente en mi newsletter sobre los movimientos de Elon Musk: https://consenso.substack.com/p/18-elon-te-lo-da-y-elon-te-lo-quita

    Un cordial saludo

    1. Evidentemente, entrar a lo que piensa Elon Musk es sólo una suposición. Pero es verdad que el bitcoin tiene mucho uso entre delincuentes y capacidad de acumular valor. Estos días publico un libro sobre los billetes y la economía ilegal. Resulta sorprendente que en el 2020 el valor de los billetes emitidos por el BCE aumentó, a pesar de que la gente los usó mucho menos. Tiene más que ver con la dimensión del mercado de drogas, un poco le pasa lo mismo al bitcoin con la ciberdelincuencia. No hay actividad humana “productiva” que no necesite su moneda. Seguiremos observando

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *