Espero que no. La marmota Phil seguirá equivocándose con el pronóstico meteorológico (sólo 40% de aciertos hasta ahora) en su pequeña localidad de Pennsylvania. Lleva en su pagana tradición desde 1887 y no ha sabido adaptarse al cambio climático. Lo de que vengan 6 semanas más de invierno es cada vez menos probable. Especialmente visto desde aquí, donde tenemos un día primaveral.

Un día con Superbowl en el que el líder, el quarterback del equipo favorito, se apellida Mahomes, que sugiere resonancias islámicas. Es negro. A muchos seguro que no les hace ninguna gracia su protagonismo en un país que el viernes cerró prácticamente la inmigración procedente de seis Estados de tres continentes, incluido Nigeria, el más poblado de África. Una característica relevante de la decisión del Gobierno norteamericano es la alta proporción de población negra musulmana en el conjunto de los afectados.

Lo que también nos quedó claro el viernes es que el Presidente Trump saldrá de rositas del proceso de impeachment. Cuando se trata de defender poder, especialmente si tiene fuerte respaldo del dinero y de las principales sectas religiosas, los pequeños prejuicios de los que piensan que un tribunal, entre otras cosas debe oír a todos los testigos relevantes, carecen de valor. El niño rico, gordo y mal criado seguirá haciendo lo que quiera.

No me gusta nada este día de la marmota y todo lo que le rodea en EEUU. Pero estoy preocupado, la cifra de calendario es rara. Espero que no nos obliguen a permanecer para siempre en un momento histórico tan poco estimulante para los que aman la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *